Reglas básicas

• El vino blanco seco precede a los demás vinos.
• El vino tinto precede al vino dulce o licoroso.
• Si se sirven varios vinos blancos secos o varios tintos:
• El más ligero ha de preceder al más generoso.
• El más joven al de mayor edad.

Los vinos más apreciados para el aperitivo son el Jerez o cavas secos. Como alternativa, los vinos blancos secos o tintos ligeros pueden ser una buena solución.
A lo largo de una comida es conveniente ir de menor a mayor: los vinos rosados simples y ligeros antes que los más complejos y potentes; los jóvenes antes que los de crianza o reserva.

Con los postres, es el momento de servir vinos dulces o generosos como moscateles, olorosos, dulces, nunca con cava brut o seco.


Temperatura de consumo


Cómo servir el vino

Para servir correctamente el vino es necesario utilizar siempre copas incoloras, que permitirán apreciar la limpidez y el color del vino.

Como nota de cortesía, es aconsejable mostrar siempre la botella de vino a los invitados, en caso de que los haya.

Descorche de la botella

• Cortar la cápsula por debajo del anillo del gollete y retirar esa parte de la cápsula. Al servirlo así el vino no arrastrará partículas de la cápsula o adheridas a ésta.
• Limpiar el borde de la botella que ha estado en contacto con la cápsula.
• Sacar el corcho de manera que no se rompa. Es recomendable no atravesarlo completamente con el sacacorchos.

• Limpiar de nuevo el gollete o cuello interior de la botella.
• Oler el corcho cuidadosamente por si tuviera algún defecto indicador del estado del vino. Eliminar las primeras gotas del vino en una copa aparte por si hubiera algún sedimento.
• Se aconseja catar el vino de forma rápida antes de servirlo para estar seguros de su estado.

Decantado del vino

El decantado del vino -volcar el contenido de la botella en un recipiente para eliminar posibles posos- es una técnica que cuenta con defensores y detractores.
Con los nuevos procedimientos de clarificación y estabilización, la posible presencia de posos en los vinos puede obedecer únicamente a fenómenos naturales, siempre que estemos hablando de vinos envejecidos y muy tánicos. En el caso de vinos jóvenes o de vinos blancos el fenómeno no es natural.

No obstante, es necesario tener en cuenta otro factor. El vino envejecido ha permanecido durante mucho tiempo en un ambiente sin oxígeno y su decantación tiene efectos beneficiosos y nocivos. Por un lado, el vino pierde con la decantación los olores a cerrado, pero, por contra, también pierde el bouquet reductor y podría alterarse el color y la limpidez.

El procedimiento que se seguirá para el decantado es el siguiente: se coloca un foco de luz -una vela- bajo el cuello y los hombros de la botella y se vierte el vino progresivamente hasta que los posibles sedimentos empiecen a deslizarse por el cuello de la botella. El vino debe resbalar por las paredes del recipiente de decantado. No debe caer a chorro.

La copa

La copa debe permitir apreciar y diferenciar con claridad las cualidades que un vino transmite a quien lo bebe.

La forma

Ovalada, con el borde más cerrado para que se concentren los aromas. El tallo debe ser suficientemente largo para permitir cogerla con los dedos sin tocar el cáliz.

Tamaño

Deben ser amplias y lo bastante grandes. Si la copa es pequeña o está muy llena no será posible girarla para que libere aromas. Cuanto mayor sea la evolución o edad del vino, mayor será el volumen de la copa que debemos utilizar.

El cava se sirve en copas tipo flauta llenas hasta las 3/4 partes para apreciar así el movimiento ascendente de las burbujas.

Los materiales

El brillo y la transparencia del vino tienen que ser perfectamente apreciables. Las copas serán lisas, finas y absolutamente transparentes. Las copas talladas o las de color no permiten la correcta apreciación del vino. Lo ideal es que sean de cristal fino.

LA COPA

Con sus medidas normalizadas, la Copa contribuye a resaltar las características organolépticas de los vinos. Pero además, su distinción y gran belleza aporta un sello diferencial al arte de beber un buen vino.

El diseño de la Copa atenúa las diferencias tradicionales entre las tres partes del recipiente: base, fuste y depósito. Así, resalta su forma como un continuum, como un todo orgánico en el que compaginan dos referentes directos: el pistilo bulboso de la flor de la vid y los cálices religiosos de la tradición judeocristiana. Dos aspectos también resaltados en su nombre, Ara, en su doble significado de altar y acto de labranza.

 

 
© 2005 Publivinos.cl
Todos los derechos reservados

Sitio Desarrollado por Nicdechile.cl
Santiago de Chile